Saltar al contenido

#16

11/03/2024

La portada

Jaime Rodríguez

El sevillano sabe identificarse con sus imágenes, lo lleva haciendo siglos. Se identifica con el Nazareno que carga su cruz cada día. La Cruz de llegar a fin de mes, de la ansiedad, la depresión, la larga enfermedad, de la soledad. Se identifica con ese Cristo Cautivo, cautivo del desamor, del sufrimiento, del acoso, de la violencia, de la pobreza, del odio, del rechazo…

Los Cristos sevillanos sangran tanto como el de la Humildad y Paciencia, se retuercen como el del Museo, se despojan como en Molviedro, se resignan como el Panadero, lloran como el de la ventana, se callan como el de San Juan de la Palma o piden explicaciones, en sus particulares huertos de olivos, gritando al cielo, cuando no comprenden cómo les ha tocado esto.

Sevilla está llena de Cristos, más de una semana, todo un año, son invisibles, no van acompañados de plumas, de cornetas, de cirios en alto, de flores o de vendedores de globos, aunque a veces les gustaría escapar como uno de ellos desapareciendo en lo más alto.

A los Cristos sevillanos, a los del día a día, les da igual un cartel, no se ofenden por la desnudez, ellos caminan desnudos por las calles sin que nadie los mire ni monte una manifestación para salvarlos.

Y a su lado, junto a esos Cristos sevillanos, siempre hay sosteniéndolos una madre que llora.

Muchos mueren sin ser salvados y, en su Campana, nunca les tocaran Réquiem.

En esta ocasión dedicamos nuestro número a la Muerte. Pero ¿qué es la muerte? Para un cristiano es el paso de una vida a otra, de la terrenal a la celestial, tan solo un tránsito a la vida definitiva. ¿Será eso lo que piensan los miles de nazarenos que salen en nuestras cofradías? Esperemos que sí, al igual que tenemos la esperanza de que nuestras cofradías no mueran de éxito, porque es exactamente el camino que parece que están cogiendo. Es cierto que todos nos hemos tambaleado alguna vez pensando en la muerte, esa sacudida que nos pone todo en duda, a pesar de seguir rezando a nuestros titulares. Así que será mejor recordar el título del himno a los caídos por España, La muerte no es el final, que por cierto, pocos saben que era una canción de Cesáreo Gabaráin Azurmendi, un sacerdote español que la compuso tras el fallecimiento del organista de su parroquia cuando tan solo tenía diecisiete años.

No queremos convertir este editorial en una homilía, pero es que las cofradías crecen y crecen y la sociedad cada vez se aleja más y más de Dios. Lo dijo Nietzsche en el siglo XIX: «Dios ha muerto». No, Dios no ha muerto, pero lo matamos nosotros cada día y no precisamente con el fundamento del conocimiento, si no con nuestros continuos actos de sinrazón, de pasotismo ante el hambre, las guerras y las desigualdades, lo matamos nosotros al dejar de seguir el ejemplo de Jesús el Nazareno.

A nosotros nos gustan las cofradías, los pasos, la música y las flores, una buena «levantá», el siempre de frente y un izquierdo, el trío de capilla y un solo de corneta… Pero, cuidado Sevilla, que todo tiene su medida y sobre todo su razón de ser, a ver si vamos a terminar como los compadres de Núñez de Herrera en Sobre los arenales del Silencio: «Vámonos de aquí, compadre. Resulta que es verdad que Dios se ha muerto».
Jaime Rodríguez Fernández

La opinión

César Cadaval

El conocido humorista y reciente pregonero de los armaos, César Cadaval, aprovecha este espacio para hablarnos sobre cómo ha sido y es su Semana Santa, una semana de «vacaciones» y llena de recuerdos entrañables.
Jaime Rodríguez Fernández

La última saeta

Jorge Quesada

Jorge Quesada nos regala un relato sobre las vivencias de un viejo hermano de El Cachorro, sus recuerdos, sus sueños, sus pesadillas. A veces toda nuestra vida pasa delante de nosotros al ver nuestra cofradía.
#16_3

Eso ya murió

Carmelo Martín Cartaya

El veterano cofrade y dibujante Carmelo Martín Cartaya nos habla sobre varios aspectos que se perdieron de las cofradías, que han cambiado demasiado respecto a los años sesenta o setenta. Cosas que murieron de nuestra Semana Santa.
Jaime Rodríguez Fernández

Puerta del perdón

Lutgardo García

Lutgardo García, médico, poeta y pregonero de la Semana Santa de Sevilla en 2015, nos deja un texto que es como un dardo que va al centro de la diana, un soneto a la muerte, a la vida, al perdón…
#16_5

La muerte de Jesús

Antonio Puente Mayor

Vuelve a colaborar con nosotros el escritor Antonio Puente Mayor, que tras su reciente publicación del libro Jesús de Nazaret En busca de la verdad, nos cuenta todo lo que se sabe sobre la muerte de Jesús.
#16_6

Yo te daré buena muerte

Manuel Bayón

Manuel Bayón nos narra cómo un médico no sólo se dedica a velar por la salud y vencer a la enfermedad, sino que también acompaña al enfermo. El vínculo entre el médico y el paciente va más allá de lo meramente biológico.
#16_7

Anatomía forense

Álvaro Dávila-Armero

La hermandad de los Servitas nos abrió sus puertas para que Álvaro Dávila-Armero, y un grupo de médicos especialistas, analizaran anatómicamente al Cristo de la Providencia. Conclusión: un cadáver de unas cuatro horas y media.
#16_8

Vive y deja morir

Lorena Muñoz Limón

Lorena Muñoz Limón hace un recorrido por la Semana Santa actual, aplicando Licencia para matar algunos aspectos de la misma. Puede que necesitemos a más de un James Bond en este plató cinematográfico llamado Sevilla.
#16_9

Qué solos se quedan los muertos

Mariano López Montes

Mariano López Montes nos habla sobre la muerte en la sociedad y cómo la afrontan los cofrades. La devoción y la fe a nuestras imágenes nos acompañan durante toda la vida, amortiguan el dolor del desenlace final e incluso se hacen presentes en el camposanto.
#16_10

Fray Juan Dobado

Carlos Cabrera

¿Quién dijo que un fraile no puede ser cofrade? Nos sentamos con el carmelita que ha revolucionado el convento del Santo Ángel. Museo, fundación de hermandad y hasta festival de música. ¿Alguien da más?
#16_11

Maldito diario

-

Ser el jefe nunca fue fácil… En esta ocasión nos hacemos con el maldito diario de quién más da la cara por las hermandades ¿Para que se la partan o se la besen? Veremos qué le cuenta él a su diario.
#16_12

Entrevista imposible a Miguel Mañara

Jesús Rodríguez de Moya

Jesús Rodríguez de Moya ha conseguido entrevistar al venerable Miguel Mañara. Es 1668 en Sevilla, Mañara ya es hermano mayor de la Santa Caridad y nos habla de la religiosidad, de las cofradías y de la muerte.
#16_13

El pregón del poeta Juan Sierra

Guillermo Sánchez

¿Te gustaría que Juan Sierra hubiera dado el pregón? Pues, gracias a Guillermo Sánchez, puedes leer la ucronía del pregón que recitó en el antiguo Teatro San Fernando el gran poeta de la generación del 27.
#16_14

El Mirlo Blanco

Fernando Blanco

El hermano mayor que saca a la muerte a la calle, Fermín Vázquez, es un hombre hecho a sí mismo. Ha sacudido la caspa que rodea a su cargo y lo consiguió abriendo ventanas en su cofradía y en su vida. Aquí se convierte en el Mirlo de Fernando Blanco.
#16_15

Lo perdimos para siempre

Enrique Guevara

Enrique Guevara ha sido el encargado de contarnos el ingente patrimonio cofrade que desapareció para siempre. Obras que un día salieron por nuestras calles, pero ya no existen. Invasiones, revoluciones, guerras, modas… de todo un poco.
#16_16

Una cofradía de «muertos vivientes»

Pablo Mestre

El historiador Pablo Mestre nos cuenta la historia de la cofradía de San Lázaro, una hermandad de leprosos, que bajo patrocinio real se estableció en el Medievo a las afueras de la ciudad, en el hospital de San Lázaro.
#16_17

La fotografía de…

Manuel Ramírez

El fotógrafo Manuel Ramírez nos presenta a Jesús de la Pasión en una impactante imagen de 1990, la cual tiene ligada con emociones familiares por el posterior e inminente nacimiento de su hija.